Archivo de la etiqueta: peliculas extraterrestres

LA GRANJA HUMANA: SOMOS EL ALIMENTO DE LOS DIOSES

 

 

Nosotros somos, para el mundo de lo suprarracional, lo mismo que el mundo de los animales superiores para nosotros. Nosotros dominamos ese mundo con la razón, que supera al entendimiento de nuestras bestias, pero a nosotros se nos está dominando y se nos manipula mediante una supra-racionalidad -o irracionalidad, porque ese mundo no tiene nada de racional ni de razonable- que jamás podríamos ser capaces de comprender.

Por mi parte, estoy absolutamente convencido de que no es gratuito, ni mucho menos, el paralelismo, simbólico en el Evangelio, del pastor y de las ovejas, del mismo modo que no es casual ni arbitrario el que yo mismo, líneas más arriba, haya colocado a los pastores como ejemplo de nuestra condición de “ganado” apto para servir a las supuestas o sospechadas necesidades de determinadas entidades supradimensionales que nos utilizan de un modo que a nosotros nos ha de resultar, esencial y visceralmente, inaprensible, al menos mientras nos empeñemos en aferrarnos a nuestro racionalismo a ultranza y no seamos capaces, en tanto que especie, de reconocer nuestro puesto exacto en el orden establecido en el cosmos.

“El sapiens, en su lucha inclemente por la existencia, hace que su aparato emocional y nervioso elabore ciertos elementos incorpóreos, pero de una extraordinaria potencia, los cuales “abandonan” el cuerpo humano en forma de vibraciones que son emitidas por antenas incorporadas en su unidad biológica, las cuales se encuentran orientadas y sintonizadas con la frecuencia de los Arcontes, que así “cosechan” esta fuerza y la utilizan con fines que no divulgaremos; volviendo a advertir que, de todos modos, cumplen una función cósmica.
Es así como el sapiens es despojado inadvertidamente del producto más noble producido por él mismo, el destilado final de la experiencia humana… el “caldo aurífero” de su vida.

El sapiens debe nacer, sufrir, amar, gozar, reproducirse, construir civilizaciones, destruirlas, enfermar y morir, sólo para beneficio de potencias superiores invisibles, quienes capitalizan el “producto vital“.

El sapiens es, por lo tanto, un esclavo a perpetuidad. No obstante, ejemplares individuales o aislados (segregados del grupo), pueden llegar a ser libres”.

“Para ustedes que deben alimentarse con comida, les es difícil entender que la conciencia alimenta a la conciencia. Pero los alimentos también contienen conciencia, como las emociones son alimentos para otros. Cuando se les mantiene bajo control para producir caos y frenesí, ustedes crean una frecuencia que alimenta a otros. Hay quienes viven de la vibración del amor, y ese grupo quiere volver a establecer el amor en el planeta”.

“El plan es cambiar la frecuencia de la Tierra. Las emociones son fuente de alimento. Por ahora se nutren de temor, ansiedad, caos, hambre y tristeza… por eso es que manejan las cosas de manera que se produzcan estas emociones. La «Familia de la Luz» quiere devolverle a la Tierra su frecuencia de Amor, y debe retirar el abastecimiento de las otras emociones para que se vayan los que dominan.

: ’’Sé que aun cuando nunca has padecido de hambre… sientes ansiedad por la comida, que no es otra cosa sino la ansiedad del depredador que teme que en cualquier momento su maniobra sea descubierta y se le niegue la satisfacción de su deseo de alimento. A través de la mente, que después de todo es la suya propia, los depredadores inyectan dentro de la vida de los seres humanos todo aquello que les resulta conveniente. De esta manera se aseguran un grado mínimo de seguridad que actúa como amortiguador de sus propios miedos’’.

Todo esto resulta sumamente interesante en términos de la historia de nuestras creencias y de cómo ellas pueden ser utilizadas para mantenernos en un estado de hipnosis, pero la más escalofriante revelación es que estamos siendo manipulados por Seres Negativos de una Densidad Superior para propósitos de “alimentación y control“.

La Cadena alimenticia: Los seres del tipo SAS que existen en la 4ta. densidad derivan su nutrimento de los seres del 3er. nivel. Los SAS’s del 3er. nivel, que es lo que los seres humanos son (si bien algunos se encuentran en franco progreso hacia la modalidad existencial de SAO) derivan su nutrimento de los seres del 2do. y 1er. niveles. Esta es la razón por la que los seres humanos con frecuencia provocan sufrimiento y dolor a los individuos del reino animal que habitan en el 2do. nivel, de la misma forma que lo provocan entre ellos mismos: la energía negativa que resulta de emociones tales como el miedo y la angustia es un ingrediente importante en la cadena alimenticia. (…) ésta es una de sus formas de nutrición (en los alienígenas) diseñadas en conformidad con su particular estructura metabólica y se describe como el método “etéreo” de nutrición, que también involucra otros procesos tales como la extracción de energía a través del chakra basal o sexual por medio de tecnología avanzada, generalmente detrás de la pantalla de simples exámenes ginecológicos u operaciones de extracción de esperma.

Siempre hemos pensado que estábamos situados en lo más alto de la cadena alimenticia, que éramos la especie superior en este planeta y con esos aires de grandeza nos hemos movido por el mundo durante gran parte de la historia. Hemos mirado con desprecio y superioridad al resto de especies que habita la naturaleza, pasando por nuestros fogones a casi la totalidad de las mismas, pero hay de nosotros cuando nos percatemos que no solo no estamos en lo mas alto de dicha pirámide, si no que seguramente, tendremos que bajar un par de peldaños.

Todos los dioses que han tenido los distintos pueblos a lo largo de la historia, han exigido como parte indispensable de su adoración e intercambio de conocimientos, un ritual de carne y sangre, acompañado de ceremonias en las que las carnicerías y las mas horrendas torturas se llevaban a cabo sobre animales, niños (primogénitos en muchos casos) mujeres (por lo general vírgenes) y hombres (guerreros, iniciados o cualquier tipo de elegido a su gusto) en los que un sacerdote elegido por estas entidades, aplicaba los mandatos “divinos” para goce y satisfacción de estos.

Hay tres formas básicas de alimentarse de nosotros o mejor, como formar parte de su alimento, dejar claro desde el principio, que estas entidades no son humanas, todas tienen cuerpo físico y en su dieta los humanos formamos un elemento más en el menú. Ellos mantienen su forma básica de alimentación a los humanos (su mejor recurso), ellos aprecian mas nuestra especie sobre cualquier otra que habite el planeta, aunque esto no quiera decir que esas especies “menores” no les sirvan, simplemente extraen un catalogo mas amplio de placer y una extensión mas amplia de texturas a través nuestra.

Nuestra huida de la granja debe empezar por matar de hambre a estas entidades, dejar de tener miedo y dejar de creer en otras cosas que no seamos nosotros mismos. Una vez que esto sea algo al unísono y global, seremos completamente libres, en nuestra mano esta la llave de la celda, a que esperamos para usarla.